Normativa de plazas de garaje comunitarias.

Es un tema muy controvertido entre vecinos, es frecuente escuchar o hacer nosotros mismos críticas a otros propietarios que han invadido con su coche la plaza contigua, que aparcan dos coches o coche – moto en una misma plaza o que usan la plaza de garaje como “trastero” para guardar objetos.

Vamos a intentar dar, en líneas generales, solución a los conflictos más frecuentes, en base a las disposiciones legales y la jurisprudencia:

  • Vecinos que usan plazas de garaje que no le corresponden:

Como primera opción debe requerirse al propietario que aparca en lugar indebido para que deje de hacerlo, a él mismo y a través del Presidente de la Comunidad, de forma fehaciente, es decir, que deje debida constancia de su recepción. En caso que el vecino en cuestión siguiera en la misma línea desoyendo el requerimiento habría que decidir en Junta de Propietarios si se requiere judicialmente el cese de su actitud (será necesaria la mayoría para que la medida quede aprobada).

No se puede solicitar a través de la Policía Local los servicios de la grúa municipal dado que ellos no pueden intervenir en una cuestión que entra dentro del ámbito privado. Lo que sí se podrá hacer es llamar a una grúa privada para que retire el vehículo y que el vecino correspondiente corra con los gastos.

  • Plaza de garaje utilizada como lugar de almacenaje de objetos:

Como regla general, atendiendo a la jurisprudencia más reciente, no hay problema en utilizar la plaza de garaje, como elemento privativo que es, para guardar objetos y enseres varios, salvo que el Título Constitutivo o los Estatutos de la Comunidad establezcan una prohibición expresa al respecto; lógicamente tampoco podrá guardarse en ningún caso ningún material nocivo o peligroso (por ejemplo, material inflamable)  o que, en general, resulte molesto para el resto de vecinos o atente contra las normas comunes de convivencia pacífica.

  • Aparcamiento de dos vehículos en la misma plaza de garaje:

No parece que haya en principio ningún inconveniente para ello, salvo claro está, que no se invada la plaza de otro vecino, permitiendo además maniobrar con facilidad, y que no se invadan zonas comunes, atendiendo siempre en primer lugar a lo dispuesto en el Título Constitutivo o los Estatutos de la Comunidad por si tuvieran alguna disposición específica en este sentido.

Importante es también revisar si hay alguna normativa estatal y municipal al respecto, para ver las condiciones mínimas que debe reunir el garaje o si hay algún requisito específico que deba observarse.

  • Zona de aparcamiento común al aire libre:

Hablamos de una explanada habilitada por la Comunidad como zona de aparcamiento para los propietarios; no se trata en este caso de un elemento privativo de los mismos, sino de un elemento común de la comunidad de propietarios. Suele ser una fuente continua de conflictos, debido a que suele haber más de un vehículo por vivienda, y una única “plaza” en esa zona común. Si un propietario aparca dos vehículos, el vecino se queda sin aparcar el suyo.

Como en los casos anteriores habrá que ver en primer lugar qué dicen los Estatutos de la Comunidad o el Título Constitutivo de la misma en relación a este tema, y en segundo lugar intentar, en la medida de lo posible, habilitar plazas de aparcamiento mediante líneas, numerando las mismas de forma que pueda asignarse una a cada propietario.

Dependiendo de la localización, si hay zonas más favorables que otras, por ejemplo una a cubierto y otra no, puede ser conveniente y sobre todo, equitativo, establecer un sistema de rotación a determinados intervalos temporales (lo más razonable suele ser anual) para que a una determinada vivienda le corresponda un determinado número.

Si te ha resultado útil esta entrada, tal vez te interesará leer:

Instalación de ascensor en Comunidad de Propietarios.

PISCINAS COMUNITARIAS: DERECHOS Y OBLIGACIONES

4 comentarios sobre “Normativa de plazas de garaje comunitarias.

  1. Si se estaciona un vehículo en una plaza que no le corresponde , el post señala que podría acordarse en Junta emprender acciones judiciales y que no podría acudirse a una grúa municipal, para finalizar afirmando que si podría contratar una grúa privada corriendo el propietario del vehículo con los gastos.
    Suscita el artículo dudas a un propietario, como yo, que hacer en estos casos. Si me queda claro que no debo acudir a una grúa municipal pero deja la duda si aprobar en una junta el interponer demanda o contratar grúa privada.
    Intuyo que lo más seguro (aunque también lo más costoso y desesperante) será acudir a la vía judicial, no vaya a ser que el propietario vuelva a meter el coche una vez sacado (por supuesto no va a pagar los costes de la grúa ni creo que la Comunidad de Propietarios pueda imponerle ese gasto) o incluso sea dicho propietario el que interponga demanda a la Comunidad para recobrar posesión. Gracias.

    Me gusta

    1. Efectivamente, ante las dos opciones posibles que planteamos en el post, realizar una reclamación judicial para que el vecino cese su actividad molesta o bien contratar los servicios de una grúa privada, la que puede tener mayor efecto disuasorio es la primera: la Comunidad de Propietarios dispondrá de una resolución judicial, una sentencia, que obligará al vecino demandado a abstenerse en lo sucesivo de actuar de la misma forma; en caso de que persista en su actividad la Comunidad podrá solicitar que se ejecute dicha sentencia y el vecino se enfentrará a multas e incluso delitos de desobediencia.
      Como bien apunta, el ejercicio de la vía judicial conlleva su tiempo (y es más costoso) por lo que, al tener que esperar que recaiga sentencia, el vecino puede seguir aparcando en una plaza que no es la suya; de ahí la otra opción que planteábamos, el aprobar en Junta la posibilidad de contratar los servicios de una grúa privada, corriendo de cuenta del propietario del vehículo los gastos correspondientes. Para ello, la cuestión deberá estar previamente incluida en el orden del día, de forma que el acuerdo adoptado en la Junta sea conocido por todos los propietarios; de esta manera todos serán conscientes de las consecuencias de aparcar el vehículo en una plaza que no le corresponde, quedando el Presidente habilitado para recabar los servicios de una grúa privada y dejando exonerada a la comunidad de asumir cualquier gasto al respecto. Al estar perfectamente informado no podrá alegar que se ha utilizado su vehículo sin su consentimiento ni cualquier irregularidad por parte de la Comunidad de Propietarios.
      En cualquier caso, me parece muy interesante la pregunta que plantea y es cierto que el post no entra a profundizar la cuestión, por lo que trataré el tema próximamente con un nuevo post en el blog. Un saludo.

      Me gusta

  2. Queria plantear una cuestión .
    Referente a la zona comunitaria al aire libre destinada a aparcamiento de los vecinos, se ha delimitado con pintura diversas plazas y repartido entre los vecinos, con un exceso de 2 plazas que sobran.
    La cuestión es si estas plazas o espacios comunes se pueden alquilar a personas ajenas a la comunidad?
    Gracias.

    Me gusta

    1. Efectivamente, es posible y bastante frecuente el alquiler de elementos comunes por parte de la Comunidad de Propietarios; en mi opinión, al tratarse de un elemento común que tiene asignado un uso específico, el acuerdo para decidir si se alquilan o no a terceros esas plazas sobrantes deberá contar con la unanimidad de todos los propietarios.

      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s