Blanqueo de capitales.

El blanqueo de capitales implica una serie de conductas encaminadas a encubrir el origen de fondos generados mediante el ejercicio de actividades ilegales o criminales, de carácter muy variado (desde el fraude fiscal o malversación de fondos públicos hasta el tráfico de drogas, contrabando de armas o financiación del terrorismo, como meros ejemplos).

Las conductas que describe el Código Penal fundamentalmente son las siguientes:

  • Adquirir, poseer, utilizar, convertir o transmitir bienes sabiendo que el origen de ellos es una actividad delictiva, cometida por él o por terceros.
  • Ocultar o encubrir el origen ilícito de los bienes, bien para ayudar a quien ha participado en dichas actividades delictivas o bien para eludir las consecuencias legales de las mismas.
  • Ocultar o encubrir la verdadera naturaleza de los bienes, origen, ubicación, destino, movimiento, propiedad o derechos sobre los mismos.

Las penas previstas son:

  • Prisión de seis meses a seis años y multa del tanto al triplo del valor de los bienes.
  • En atención a la gravedad del hecho y las condiciones personales del delincuente, los jueces podrán imponer una pena adicional de inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión de uno a tres años y acordar la clausura (temporal no más de cinco años o definitiva) de su establecimiento o local.
  • Agravante: la pena se impondrá en su mitad superior cuando los bienes tengan su origen en algún delito relacionado con el tráfico de drogas o terrorismo.

Con objeto de prevenir e impedir el blanqueo de capitales en España contamos con el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (SEPBLAC), organismo encargado de la vigilancia, control y prevención de los riesgos relacionados con la comisión de este delito. Hay igualmente una normativa específica y reciente, del año 2014, de prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

En esencia, la regulación anterior implica que determinados sujetos contemplados en la norma están obligados a adoptar determinadas medidas en atención a la prevención del blanqueo: conservación de documentos relativos a operaciones realizadas en el ejercicio de su actividad, obligación de información al SEPBLAC, determinadas operaciones de intervención en medios de pago, análisis de riesgo, obligación de adecuar procedimientos de control interno o determinados requisitos en relación a las transferencias de fondos y protección de datos.

Por último, indicar que las disposiciones legales se encuentran completadas por los jueces, que han establecido determinados “signos de alerta” que se toman como “pruebas indiciarias” de que una determinada actividad puede encubrir la comisión de un delito de blanqueo de capitales:

  • Importantes cantidades de dinero, que normalmente habrán hecho aumentar el patrimonio del sujeto en cuestión de forma súbita y desproporcionada.
  • Si no aporta justificación adecuada y suficiente sobre las actividades económicas realizadas o el origen del dinero.
  • Existencia de “entramados financieros” de apoyo a las actividades económicas realizadas.

Si te ha resultado interesante nuestro artículo por favor, comparte en tus redes sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s