Celebración de la Primera Comunión: Desacuerdo entre progenitores.

764443_christianity_512x512Es frecuente, en el caso de padres separados o divorciados, que existan desacuerdos entre ellos a la hora de abordar el tema de la primera comunión del hijo, desde decidir si asiste o no a la catequesis previa y hace o no hace la primera comunión hasta los propios preparativos de la ceremonia y posterior celebración.

Partimos de la base de que la primera comunión es una cuestión que está dentro del ejercicio propio de la patria potestad, como una de las muchas decisiones importantes relativas a un menor que deben ser adoptadas por ambos progenitores, independientemente del régimen de custodia, sea compartida o exclusiva del padre o de la madre.

El Tribunal Supremo ya se ha encargado de poner de manifiesto que las celebraciones sociales y /o religiosas de relevancia, como puede ser el bautismo o la primera comunión, no pueden ser decididas unilateralmente por el progenitor custodio, sino que éste tendrá que ponerse de acuerdo con el no custodio o bien decidirá el juzgado, como veremos a continuación.

Si no hay acuerdo y es necesario acudir al juez, el mecanismo para hacerlo es el llamado “procedimiento de jurisdicción voluntaria”: está configurado de forma que sea ágil y eficaz; ni siquiera es costoso porque no es obligatorio ir asistido de abogado y procurador (aunque siempre es recomendable estar asesorado, al menos previamente, por un abogado). Se inicia el procedimiento mediante un escrito en el que se solicita al juzgado que conceda al progenitor solicitante el ejercicio exclusivo de la patria potestad para el problema concreto sobre el que haya desacuerdo, que en el caso de la primera comunión del menor suele ser alguno de estos:

  • Llevar al hijo a catequesis para que posteriormente pueda celebrar la comunión.
  • Celebración de la primera comunión.
  • Solicitar ser partícipe de los preparativos y la ceremonia (este supuesto es el más frecuente: un progenitor quiere excluir a otro de todo este proceso).
  • Poder estar con el hijo el día de la primera comunión independientemente que en función del régimen de visita le corresponda al otro progenitor.

El solicitante deberá acudir con todos los medios de prueba de los que disponga: mensajes de WhatsApp, correos electrónicos, burofax … o, en general, cualquier intento de comunicación que haya tenido en relación al tema solicitando acuerdo o colaboración, con respuesta negativa o inexistente incluso por parte del otro progenior. Se celebrará una comparecencia en el juzgado en la que, como defensor de los intereses del menor, acudirá también el Ministerio Fiscal, que de hecho emitirá informe a tener en cuenta por el juez a la hora de tomar su decisión.

El trámite más importante en esta cuestión es el relativo a la audiencia del menor: el juez se entrevistará con él y, en atención a su grado de madurez (y en cualquier caso si el menor es mayor de 12 años), decidirá sobre el tema en función de la voluntad y deseo del menor en relación a la catequesis, preparativos y al hecho en sí mismo de celebrar la primera comunión. En la práctica es el trámite “clave”: es bastante raro que un juez se pronuncie en contra de la voluntad del menor en cuanto a la celebración de su comunión se refiere.

Si te ha resultado útil este artículo, por favor, comparte con tus contactos en redes sociales.

SUSCRÍBETE AL BLOG para estar al día de nuestras publicaciones y recibirlas directamente en tu bandeja de entrada del correo electrónico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s