Permiso por hospitalización de un familiar.

HOSPITALIZACIONEstamos ante uno de los permisos retribuidos reconocidos legalmente para que los trabajadores puedan hacer frente a situaciones familiares que le impiden acudir con normalidad al trabajo, para facilitarle el poder cubrir dichas necesidades puntuales y conciliar así su vida personal y familiar con la laboral.

Para ver la duración y condiciones de este permiso el trabajador deberá consultar la siguiente documentación:

  • Convenio Colectivo, pues puede incluir mejoras a lo dispuesto en el Estatuto de los Trabajadores, y en ese caso prima lo que disponga dicho Convenio.

  • Estatuto Básico del Empleado Público, en caso de que el trabajador en cuestión sea un funcionario público.

  • Estatuto de los Trabajadores, cuyas disposiciones son las que vamos a desarrollar en este post.

El trabajador, previo aviso y justificación, podrá ausentarse del trabajo, con derecho a remuneración, durante dos días en caso de hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización pero que precise reposo domiciliario, en relación a sus familiares de hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad; si es necesario hacer un desplazamiento el plazo se ampliará a cuatro días.

La redacción legal es demasiado escueta por lo que surgen muchas dudas en relación al funcionamiento en la práctica de este permiso. Vamos a intentar despejar las consultas más frecuentes:

  • Parentesco: El segundo grado de parentesco alcanza fundamentalmente a los padres, hijos, nietos, abuelos y hermanos, siendo extensible lógicamente al cónyuge. Para saber más sobre cómo determinar los grados de parentesco puedes leer nuestro post Grados de parentesco.

El concepto de afinidad en sentido estricto no engloba todos los parientes, como por ejemplo los hijastros y los llamados concuñados o consuegros; está claro que en un caso de hospitalización de un familiar hay que tener en cuenta los usos sociales y esa necesidad de apoyo y colaboración entre los miembros de una misma familia. Los jueces así lo han tenido en cuenta a la hora de compatibilizar estos deberes “sociales” o familiares con las obligaciones propias de un puesto de trabajo. De esta forma:

  1. El permiso se hace extensible, en caso de afinidad, no solo a los padres del cónyuge, sino a la madrastra o padrastro y a los hijastros/as. Igualmente ocurre con los abuelos y hermanos del cónyuge o cónyuge de los hermanos. En relación a todos ellos puede solicitarse el permiso.

  2. Otra situación distinta es el caso de los “concuñados”, que si bien socialmente pueden considerarse “familiares” o “allegados” no tienen absolutamente ninguna relación de parentesco entre sí y, por lo tanto, su hospitalización no generaría derecho a permiso.

  • Parejas de hecho: Muy importante consultar el Convenio Colectivo, que con casi total seguridad establecerá una homologación de las parejas de hecho a los cónyuges, generando por tanto derecho a disfrute del permiso para los miembros de la pareja. En teoría, si el Convenio no dice nada no se puede hacer uso del permiso dado que legalmente no está equiparado el matrimonio a las parejas de hecho a estos efectos. En la práctica ya son muchos los jueces y tribunales que sí hacen esta equiparación, lógica y adecuada conforme a la realidad social, por lo que se podría reclamar a la empresa si denegara el disfrute del permiso por este motivo.

  • Inicio del permiso: No es obligatorio que el inicio del permiso coincida con el inicio de la hospitalización, sino que puede disfrutarse durante todo el período que dure la misma; es más, ni siquiera el alta hospitalaria supone finalización del permiso mientras no haya alta médica, definitiva y sin obligación de realizar ningún reposo (aunque sea relativo) o medidas domiciliarias.

  • Duración del permiso: La ley no especifica si para el cómputo de los días estos deben considerarse naturales o laborables; de esta forma, si el Convenio Colectivo aplicable no despeja la cuestión, puede surgir conflicto entre empresa y trabajador. El razonamiento jurídico seguido en mayor medida por los jueces del ámbito social es, por un lado, que la finalidad del permiso es que el trabajador pueda atender una necesidad familiar que le impide acudir a su puesto de trabajo, no existiendo dicha necesidad de conciliación en los días de descanso, por lo que si no hay obligación de ir a trabajar no es necesario hacer uso del permiso. Contabilizar su duración en días naturales lo dejaría vacío de contenido. Por otra parte, el Estatuto de los Trabajadores omite la forma de cómputo de los permisos retribuidos, salvo en el caso del permiso por matrimonio, en el que expresamente dice que los días son naturales. Esto nos lleva a pensar que para el resto de los casos hablamos de días laborables.

  • Extensión de la duración a cuatro días: se exige un desplazamiento de cierta entidad, normalmente 200 Kms por trayecto (es decir, 200 de ida y 200 de vuelta) para que la empresa estime la ampliación del permiso a cuatro días.

  • Hospitalizaciones sucesivas: El permiso es para cada hospitalización y por cada familiar ingresado. Cada hospitalización, aunque sea por la misma enfermedad, genera un nuevo permiso.

  • Acreditación: Certificado o informe médico en el que se indique expresamente la fecha de ingreso del familiar, y si es posible que refleje que el ingreso se prolonga a la fecha de la solicitud.

Si te ha resultado útil nuestro artículo, por favor, comparte con tus contactos en redes sociales.

SUSCRÍBETE AL BLOG para estar al día de nuestras publicaciones y recibirlas directamente en tu bandeja de entrada del correo electrónico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s